Una mirada

Un día de algún año al rededor del cambio de era, el pintor de las paredes de una villa romana la pintó pequeñita, con la mirada perdida en el horizonte.

¿Qué horizonte será?

¿A quién pensará?

¿A quién espera esa pequeña muchacha pintada en el rincón de una pared?

Fresco. 10ac-14dC. Getty Villa, Gallery 211
Fresco. 10ac-14dC. Getty Villa, Gallery 211

¿Tiene ropas corrientes? ¿O son propias de una siriventa? Yo no lo sé. Es joven. Seguramente a hurtadillas, sin que nadie se entere, toma un poco de vino de la crátera. Con su jarrita rellena, se ha ido al balcón a observar lo que viene. Mira al frente y piensa en quién sabe el qué.

Tampoco sabemos cómo ésta muchacha chiquitita ha ido pasando de mano en mano y mucho tiempo después, otro imperio, también con sus villas y sus poderosos, con sus miserias y sus injusticias…otro imperio ha visto belleza también en el lienzo que hoy cuelga en una sala de una villa lejana, en Estados Unidos.

Y seguimos aún sin saber dónde mira, ni qué piensa a penas, nuestra muchacha.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *