9. Fátima Al-Fihiri y la lectura

Esta és la última sesión del curso. Pensaba dedicarla, como su nombre indica, a hablar sobre la figura Fátima Al-Firhir y en general a la relación de las mujeres con los libros. Finalmente, aunque también hablaremos de ello, debo tratar también otros temas que me han surgido al estudiar la historia de Fátima.

Fátima Al-Fihiri es un nombre muy conocido en Marruecos y, concretamente, en la ciudad de Fez, dónde se cuenta que fundó la primera Universidad del mundo, en el siglo IX de la era cristiana.

Dice la historia, que era hija de un hombre de dinero, que dejaron la ciudad de Kairuan para instalarse en Fez, un lugar de encuentro de refugiados del mundo árabe. Concretamente, había dos barrios muy importantes en la ciudad dónde se instalaban habitantes venidos de Al-Ándalus y de Kairuan, como Fátima y su familia.

Ella, una mujer muy debota, a la muerte de su padre decidió dedicar su fortuna a obras para el pueblo, cómo la construcción de la mezquita que albergaría uno de los centros de conocimiento mási importantes del Mediterráneo: La Universidad de Al-Karaouine (Qarawiyyin), en el siglo XI de la era cristiana, bastante antes que las llamadas universidades europeas.

Después de adentrarme un poco más en los datos históricos concretos, sobretodo de la mano de este documental que os ánimo a ver (tiene subtítulos en francés), me he dado cuenta que la historia que he contado hasta ahora es la historia de un mito.

En realidad no se dispone de ningún dato histórico fiable de Fátima Al-Fihiri hasta el siglo XII, cuando el historiador Ibnan Abi Zaral la nombra fundadora de la mezquita-universidad-biblioteca. Por contra, si que sabemos de hallazgos arqueológicos que demostrarían que el fundador fué en realidad el Emir que gobernaba esa ciudad en el siglo IX, Daud Ibn Adriss.

Y detrás de este mito, de este dato sorprendente, hay una historia aún más interesante que contar: si estamos acostumbrados a que la historia esconda las iniciativas femeninas y siempre les dé nombres masculinos, en esta ocasión suceda al revés!

Fátima no es una simple anécdota femenina en un mundo masculino, sinó que es un mito provocado y buscado, una idea (una mujer ligada al conocimiento más elevado) que se materializa en el nombre de Fátima Al-Fihiri.

En otras palabras, si realemente ella no exisitió y es una creación de un historiador del siglo XII lo que debemos preguntarnos ahora es…

¿Porqué se decide dar un nombre de mujer a la fundadora de uno de los centros intelectuales más importantes del Islam?

Y detrás de esta pregunta, tal vez tengamos algunas claves sobre el papel de la mujer en el Islam, un papel que creo que está bastante alejado, en algunos aspectos, de los prejuicios occidentales.

Vamónos por ejemplo a la propia Universidad de Al-Karaouine. Parece ser que allí, como en todas las mezquitas y centros de formación islámica ha habido siempre y aún hoy en día existen, salas para la formación de las mujeres.

Si recordamos la sesión en que tratamos estos temas… en esos mismos momentos en Europa, en las Universidades se prohibió expresamente el acceso de las mujeres y no conseguiriamos entrar en la Universidad hasta el s.XX! Es decir, en Europra occidental fuimos apartadas durante diez siglos del mundo intelectual.

En el documental que he enlazado hablan, por ejemplo, de Alia Bint Tayeb Benkirane, una matemática que impratía unas lecciones tan interesantes en Al-Karaouine, que los hombres se arrimaban a las paredes de su aula para poder escucharla.

Escuchar, sentir, contar…el poder de la palabra y de lo contado son cosas estrechamente ligadas con lo femenino en Oriente, tal y como nos ha contado magníficamente Fátima Mernissi en su libro “El harén en Occidente“.

Fátima Mernissi nos aporta ejemplos claros de esa mujer oriental que lucha y seduce con las palabras, como por ejemplo Sherezade, que consigue que no la maten gracias a su ingenio.

Un buen alimento para el ingenio es, sin duda, la lectura.

Alia Muhammad Baker hacía 14 años que dirgía la Biblioteca Central de Basora, cuando empezó la Invasión de Irak por las tropas occidentales. Su amor por el conocimiento y sus libros, hizo que consiguiera lo increible: a pesar del poco interés de las autoridades de Basora en proteger la Biblioteca, ella decidió esconder en su casa, poco a poco, tantos libros como le fuera posible, Finalmente, cuando la invasión dependía de unos días y ya no tenía sitio en su hogar, pidió ayuda a establecimientos y vecinos. ¡Todos juntos consiguieron salvar 30.000 libros! Toda una proeza, que solo puede consiguirse gracias a la determinación que da el amor, a los libros en este caso.

Resultado de imaxes para alia baker

 

 

La historia la conocemos gracias a que una reportera del New York Times se hizo eco. A raíz de su artículo se han hecho libros para niños, albumes ilustrados y uno de los cuentos de Pandora Miriabilia, de las que ya hemos hablado en otras ocasiones.

Resultado de imaxes para alia baker

Resultado de imaxes para alia baker

 

Seguimos contando la historia de las mujeres y las bibliotecas y volvemos a Europa occidental, en este caso a Catalunya, dónde en 1915 se inició la llamada Escuela de Bibliotecarias de Catalunya, que sería el primer peldaño para llevar a cabo la importante tarea de creación de la Red de Bibliotecas Populares de la Mancomunidad de Catalunya.

En esos momentos, principios del siglo XX, se dedicaron grandes esfuerzos en la democraticación del conocimiento y en formar a la población y, claro, las bibliotecas y sus libros fueron uno de los principales ejes. Se tenía muy claro que para tener una sociedad crítica, era imprescindible tener libros al alcance de todos.

¿Porqué se decidió que fueran mujeres las bibliotecarias? Según su fundador, “el carácter atractivo, amable, de limpieza y coquetería” que se quería dar a sus instalaciones se reafirmaba gracias al personal femenino. Y así, muchas mujeres aprovecharon, una vez más, esta concepción tan machista de su cometido, para acercarse a las palabras impresas y a la cultura.

Resultado de imaxes para escola de bibliotecaries de catalunya

Y termino esta andadura por mujeres, libros y lecturas, con una bibliotecaria y estudiosa de las palabras de primer nivel, María Moliner. Fromada de pequeña en la Institución Libre de Enseñanza, empezó sus trabajos lexicográficos en el Estudio de Filología de Aragón donde participó activamente en la ejecución del Primer Diccionario de Aragonés. Dicen que gracias a esa obra, adquirió conocimientos necesarios para lo que sería la gran empersa de su vida: El Diccionario de Uso del Español María Moliner.

Resultado de imaxes para maría moliner

Gabriel García Marquez hizo un bonito retrato de esta mujer mayúscula en un artículo en el País. A pesar del tono un poco paternialista del escritor, me parece interesante tenerlo en cuenta.

Y con eso termino mis historias de mujeres. Muchas gracias a todas las que me han acompañado, dado ideas y a las que habéis asistido a las clases. Espero que nos encontremos en calles y en redes.

Si queréis echar un vistazo a otras sesiones, id a

Mujeres que cambiaron la historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *