6. Rosa Parks y la lucha por los derechos civiles

Esta sesión era probablemente una de las más necesarias. Podría haber empezado por muchos lados, podría haber seguido un orden cronológico…o jerárquico. Pero he decidido empezar por Rosa Parks, y de paso, por las contribuciones de las mujeres afroamericanas a la lucha por los derechos civiles…o dicho de otra manera, a las luchas por lo oprimidos.

A lo largo de las sesiones hemos visto mujeres creadoras, pensadoras, médicas, científicas…hoy toca hablar de algo que, en el fondo, está cruzando cada clase: la lucha. Todas las mujeres de las que hemos hablado hasta ahora me temo que ha tenido que entablar una lucha dificil por su propia dignidad y su propia vida y eso ha contribuido a la dignidad y la vida de todas nosotras.

En esta entrada nos centraremos en eso, en este caso en la lucha colectiva de algunas mujeres para conseguir una vida más digna y más vida…para todas.

Empezamos con nuestra anfirtriona de hoy, la que nos dará pie a hablar de todo lo demás, la señora Rosa Parks. Esa señora que el día 1 de diciembre de 1955 hizo historia al no querer ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco.

Rosa sonriendo

Hacía tiempo que los hombres y mujeres negras cedían, dejaban paso, soportaban humiliaciones consecuencia de una segregación criminal. No hace falta enumerar lo que soportaban y lo que eso significaba en su día día, de como todo ello quebrantaba su dignidad y su fuerza. No hace falta porque lo conocemos de sobra.

Pero en los años en que Rosa Parks decidió no ceder el asiento todo ello empezaba a cuestionarse. Ella no hizo este acto valiente sola, era de hecho una activista y la fuerza de todo lo que tenía detrás fue la que le permitió ese día dejar de ceder.

“Siempre dicen que no me levanté del asiento porque estaba cansada. Pero no es cierto. No tenía más cansancio físico de lo normal al fin de un día de trabajo (…) No, lo que estaba era cansada de ceder y ceder”.

La prueba de que todo ello sucedió en un ambiente proclive a la revuelta la tiene otro nombre de mujer, de quién también hemos hablado en la clase, la señorita Claudette Colvin con 15 años, unos meses antes que Rosa Parks, tampoco dejo el asiento libre y fue encarcelada. Ella no se hizo tan famosa, porque era una mujer que no podía representar tan bien al movimiento, pues se quedó embarazada al poco del suceso…y no era una honorable mujer casada como Parks. O eso le dijeron.

Colvin

En la clase también he repartido un relato de Grace Paley llamado “El viaje” (que aparece en la recopilación de ensayos “La importancia de no entenderlo todo”) donde se da cuenta de actos parecidos que protagonizaban algunas personas, negándose a ceder, a tolerar. Era siempre demasiado poco, hasta que llegó la hora, el día 1 de diciembre de 1955.

Después que Rosa Parks se hiciera conocida por su acto, se realizó una huelga de usuarios de autobuses que desencadenó en 1956 en la declaración de inconstitucionalidad de la norma de segregación de los autobuses. Fue el primer peldaño para el tremendo movimiento en pro de los derechos civiles de los ciudadanos aforamericanos, en el que las mujeres tuvieron un papel determinante.

Hemos hablado de más nombres relevantes, que salieron de todo ello…he leído que en 70% de los militantes del grupo Panteras Negras eran mujeres! Impresiona.

Mujeres de la talla intelectual de Angela Davis o Assata Shakur nutrieron de contenido durante años toda la lucha de las personas negras estadounidenses…y de paso, nos dotaron a todas aquellas que buscamos un mundo mejor, de palabras nuevas y nuevos focos.

assata davis angela1 angela2

Pero ¿de dónde les venía la fuerza? No es casualidad que ellas sean luchadoras, pues tenían a sus espaldas una historia de lucha continua por la supervivencia, por la libertad…y nombres propios en los que reflejarse, por ejemplo…

Harriet Tubman, icono de la lucha contra la esclavitud. Su biografía, como casi todas las de las mujeres que nacieron esclavas, es trágica, muy dura de oir, llena de injusticias. Ella se hizo célebre porque escapó de la esclavitud y una vez libre se dedicó a ayudar a liberar esclavos mediante la red de autorganizada y ayuda mútua llamada “El Ferrocarril subterráneo”.

harriet1 harriet2

Ella que solo sabía vivir por la justícia, vio justo y necesario también implicarse a favor del sufragio para las mujeres y participó en convenciones de sufragistas y pronunció el discurso de apertura, en 1886 de la Federación Nacional de mujeres afroamericanas.

Ese es el caso también de otro rosto imprescindible en esta historia, Soujourner Truth, nacida esclava escapó de su cautiverio con uno de sus 5 hijos bajo el brazo. También fué la primera mujer negra que consiguió ganar un juicio contra un hombre blanco, concretamente para conseguir la libertad de otro de sus hijos. Pero Soujourne es sobretodo conocida por su discurso, ¿Ain’t I a woman? que nos hace pensar inevitablemente en lo que hoy llamámos interseccionalidad…

Sojourner truth c1870.jpg

Apareció en el estrado de la Convención de los derechos de la Mujer de Ohio (1851) esta mujer alta y corpulenta y según los allí presentes dijo algo así como…

Bueno hijos, cuando hay mucho alboroto es porque algo está pasando. Creo que tanto los negros del Sur como las mujeres del Norte están todos hablando de derechos y a los hombres blancos no les queda más que ceder muy pronto. Pero, ¿De qué se trata de lo estamos hablando aquí? Los caballeros dicen que las mujeres necesitan ayuda para subir a las carretas y para pasar sobre los huecos en la calle y que deben tener el mejor puesto en todas partes. Pero a mi nadie nunca me ha ayudado a subir a las carretas o a saltar charcos de lodo o me ha dado el mejor puesto! y ¿Acaso no soy una mujer? ¡Mírenme! ¡Miren mis brazos! ¡He arado y sembrado, y trabajado en los establos y ningún hombre lo hizo nunca mejor que yo! Y ¿Acaso no soy una mujer? Puedo trabajar y comer tanto como un hombre si es que consigo alimento-y puedo aguantar el latigazo también! Y ¿Acaso no soy una mujer? Parí trece hijos y vi como todos fueron vendidos como esclavos, cuando lloré junto a las penas de mi madre nadie, excepto Jesús Cristo, me escuchó y ¿Acaso no soy una mujer? Entonces se preguntan ¿Qué es lo que tiene en la cabeza? ¿Qué significa esto? (Un miembro de la audiencia sugiere “Intelecto”) -¡Exacto! ¿Qué tiene a que ver todo esto con los derechos de las mujeres y de los negros? Si mi cántaro solamente puede contener una pinta y el de ustedes un cuarto, no sería muy egoísta de parte de ustedes no dejarme tener mi pequeña mitad llena? Entonces el pequeño hombre vestido de negro dice que las mujeres no pueden tener tantos derechos como los hombres, porque Cristo no era una mujer. ¿De dónde vino Cristo? ¿De dónde vino Cristo? ¡De Dios y de una mujer! ¡El hombre no tuvo nada que ver con Él! Gracias por haberme escuchado, ahora la vieja Sojourner no tiene más nada que añadir.

Y bien, todo ello nos lleva a hablar, inevitablemente, de las Sufragistas, probablemente uno de los movimientos a favor de los derechos de las mujeres que más han moldeado las luchas y demandas contemporáneas.

Como habéis ido viendo en las biografías de las mujeres negras del s.XIX principios del XX, ambas estuvieron en relación con las mujeres blancas burguesas que pedían el derecho al voto. En un artículo muy recomendable de Núria Varela llamado ¿De dónde salen las sufragistas? Cuenta como fue la realción…

“Las mujeres que ya habían luchado por la independencia de su país, se organizaron para luchar contra la esclavitud. Esta actividad les aportó experiencia en la lucha civil, oratioria. asuntos políticos…les sirivió de linterna para ver que ellas también estaban oprimidas”… Y yo añadiría, que desde el punto de vista de las mujeres negras la lucha por los derechos de voto les sirvió para ver que debían avanzar más allá de la abolición de la esclavitud para ser libres…y conseguir los mismos derechos civiles.

Lástima que esta historia no terminaría bien del todo, pues a pesar de que en Estados Unidos las mujeres blancas pudieron votar ya en 1920, las negras no lo pudieron hacer hasta 1967 cuando se estableció el sufragio universal. Su lucha aún sería larga, demasiado.

Volvamos a nuestras amigas sufragistas. Sabemos algunas cosas sobre ellas, hemos visto películas, leído biografías, nos suenan ciertos nombres y tenemos algunas de nosotras en la retina las manifestaciones y actos de sabotaje…imágenes que pudimos ver en un pequeño vídeo que pasé en la sesión. También hemos visto más de una vez las postales de mofa que se reproducieron por doquier en la época dorada del sufragismo.

sufragistas1

Sin duda, el sufragismo no solo fue una lucha concreta, fue un movimiento que sirvió para lo que hoy llamaríamos “empoderamiento” de muchas mujeres. Demostrándoles que bonito y necesario es luchar por una vida mejor.

Decía Ida Bloss en 1945 sobre su participación en el movimiento (la cita la saco de Feminismo para principiantes, de Núria Varela)

Durante dos años de locas y a veces peligrosas aventuras, trabajé y luche hombro con hombro con mujeres sensatas, vigorosas, felices, que reían a carcajadas en vezde reírse por lo bajo, que caminaban libremente en vez de contenerse…

A menudo estábamos fatigadas, contusionadas o asustadas. Pero éramos felices como nunca lo habíamos sidos. Compartíamos con júbilo una vida que nunca habíamos conocido. La mayoría de mis compañeras de lucha eran esposas y madres.

Los hijos cambiaron rápidamente su actutud de condescendencia afectuosa hacia la “pobre y querida mamá” por una de admirado asombro. Al disiparse la humareda del amor maternal (ya que la madre estaba demsiado ocupada para poder preocuparse por ellos más que de vez en cuando) los hijos descubrieron que les era simpática, que “era un gran tipo”. Que tenía agallas…

Y aquí, justo en este punto me gustaría detenerme…

¿Qué hicieron esas mujeres “con agallas”? Pues ni más ni menos se  convirtieron, tal y como analizan algunos especialistas, en las verdaderas creadoras de la estrategia de desobediencia cibvil en el sentido moderno: sentadas, piquetes a políticos, bloqueos no violentos, no pagar multas, huelgas de hambre…toda una actividad política no violenta que llamó la atención al mismísimo Gandhi, que habló con admiración del movimiento en su artículo Deeds better than words, donde transcribió el discurso de Annie Cobden Sanderson…

Nunca obedeceré ninguna ley en cuya ejecución no hay participado; No aceptaré la autoridad del tribunal que ejecuta esas leyes; si me envían a la cárcel, iré, pero en ningún caso pagaré una multa.

Curiosamente, si vamos a la entrada de wikipedia de Resistencia civil, entre el listado de ejemplos no aparecen las sufragistas, quienes probablemente la inventaron tal y como la entendemos en la actualidad.

Para terminar hablamos un poco del último movimiento que está teniendo cierta repercusión en las redes, llamado #metoo. Cosa que nos sirivió de excusa para oir el discurso de Ophra…una buena manera de cerrar la sesión, pues ella se refiere precisamente a los temas de los que hemos hablado hoy: racismo, mujeres y lucha (individual y colectiva) .

Temas tan cercanos, ¿verdad?

 

 

Para ampliar un poco os propongo las siguientes lecturas

El libro, ya clásico de Nuria Varela…

Resultado de imaxes para feminismo para principantes

O el de Traficantes, también tirando a clásico…

Resultado de imaxes para feminismos negros una antología

Y los documentales…

 

 

Resultado de imaxes para she's beatuiful when she's angry

Y sobre la lucha contra el racismo…

Resultado de imaxes para XIII emienda

(Como simpre, el resto de fuentes he intentado ir enlazándolas en el propio texto)

Si queréis consultar otras sesiones id a

Mujeres que cambiaron la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *