La vida

Recuerdo la primera vida que se abrió paso dentro de mi. No fuí consciente de la inmensidad que se acercaba. En unos segundos pasó por entre mis piernas y salió ella. Se abrió paso al mundo con un llanto.

Al verla no la reconocí y me pareció extraño. Pensaba que al haberse fraguado en mi interior tendría algo de mi. De hecho, me temo que pensaba que allí me encontraría a mi misma, que inocente. Es más, probablemente he estado buscándome en ella durante mucho tiempo.

Después nació otra niña. Mi otra niña. Me volví a buscar y me seguí sin encontrar…aunque ví un poco a mi madre. Pero, en el fondo, seguía sin entender bien de que iba esto.

Al inicio las dos formaban un grupo en mi inconsciente que llamaba “mis hijas”, como un todo. Las definía por oposición. Esta es así y la otra asá. Una movida, la otra quieta. Una abierta, otra callada. Seguía viéndolas en conjunto. Una a partir de la otra, dos partes de un único concepto: mis hijas.

Ha tenido que venir una nueva vida a casa para entender lo profundo del tema. Mi tercera niña me ha puesto las cosas en su sitio. Ella y su singularidad. Pues no se ha repetido la historia porque es imposible. Porque nada es nunca igual y cada persona es única.

20180113_182701

Y ahora se hace tan patente…veo en carne viva esta historia, que he traído al mundo tres personas nuevas, diferentes a todas las que han nacido en toda la historia de la humanidad y a todas aquellas que nacerán. Ellas, al igual que todas nosotras, han cambiado todo lo que nos rodea. Porque tenemos incidencia y somos trascendentes.

Imaginad mi asombro al darme cuenta, con ellas al lado, de esta singularidad alucinante. Por eso, cuando alguien me dice que ha nacido un bebé me felicito por la nueva oportunidad que nos brindamos y me pregunto, ilusionada, qué nos deparará el futuro con esta nueva vida entre nosotras.

Y eso es todo. Aquí tenéis una espectadora privilegiada de un hecho hermoso como pocos: ver crecer a tres personas desde su primer segundo de vida, la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *