Maternidad lírica

En la radio esta mañana hablaba una cantante de ópera. No recuerdo su nombre. Contaba sus primeras impresiones después de la interpretación de Don Giovanni en Mallorca.

Era la primera ópera que interpretaba después de haber sido madre.

“Ya me habían dicho otras compañeras que te cambia la voz”.

¿Es un problema? Le preguntaba la entrevistadora.

“No! Al contrario, la voz se vuelve más madura, más aterciopelada, más lírica”.

Que maravillosa metáfora me ha regalado.

Es un secreto a voces, señoras. La maternidad nos cambia a mejor.

Yo sigo en ebullición, a pesar de que me cuesta tener un momento, a pesar de que escribo a trompicones (y se nota), también tengo en mi cabeza un mundo que contar.

Tengo la certeza que también mi voz se está volviendo más madura, más lírica y más aterciopelada. A ver cuando tengo un momento para fijarla en algún papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *