Cuidados del hogar

Todos los integrantes del hogar preindustrial tenían muy claros sus cometidos y entre todos, com más o menos armonía, con más o menos problemas, debían sostener la vida propia y de las personas que allí vivían.

Con la industrialización el trabajo de la mujer se hace cada vez menos exigente, con los electrodomésticos, las comidas preparadas…en principo todo apunta a que las horas dedicadas a la casa y a los cuidados de los más pequeños deberían haberse reducido drásticamente….¿tendríamos por fin tiempo para nosotras?

Y aquí es donde entra la investigación histórica, que no debería dar nada por sentado.

En este caso, por ejemplo, se ha visto que a medida que aumentaron las ayudas para el cuidado del hogar, aumentaron las exigencias.

Eso me parece tan significativo…

Las mujeres ya no separaban el grano de la paja, pero debían pasarse más horas limpiando el suelo, hasta que estuviera reluciente.

Ya no tenían un huerto, pero debían hacer un pastel de color rosa pastel con florecitas para la fiesta de cumpleaños de su hija.

Ya no limpiaban la ropa a mano, pero los niños debían ir de punta en blanco, con ropa adecuada para cada ocasión.

Sofisticación de los cuidados. Se hicieron monótonos, poco importantes. Poco enriquecedores. Nada con contenido llegó a nuestras manos.

Nos quitaron valor, pero no trabajo.

tomate-644x362
https://triangulomag.com/2014/10/20/la-vida-ideal-y-el-sexismo-en-la-publicidad-de-los-50/

(Sobre estos temas habla A. Davis en su libro Mujer, Raza y Clase, y para profundizar en los datos sobre trabajos en el hogar, consultad el libro El trabajo de cuidados. Historia, teorías y políticas de C. Carrasco, C. Borderías y T. Torns (eds.))

2 comments

  1. Tania says:

    Hola Cira, hacía mucho tiempo que no te visitaba. Este libro creo que te podría gustar, te mando reseña y mi comentario sobre “Historia de las mujeres en Galicia. Siglos XVI al XIX”. En relación a tu post:
    “Creo que esta parte del libro hace que se tambaleen algunos tópicos sobre el trabajo doméstico de las mujeres a lo largo de la historia ya que el rol de ama de casa típico de los años cincuenta del siglo XX es algo muy limitado en el espacio y el tiempo. Si convives con animales de labranza en la misma casa no creo que tus estándares de limpieza sean los mismos que los que tenemos ahora, por tanto, se dedicarían menos horas a esas tareas. Claramente, no eran amas de casa ni tenían que estar agobiadas por frotar y frotar los azulejos o los suelos de casas pequeñas y con pocos muebles. La ausencia de cunas demuestra que los bebés dormían con sus madres y eran amamantados por la noche (ahora lo llaman “colecho”). Pero lo más importante quizás es que el trabajo doméstico o la crianza no recaía en una única persona sino que era compartido entre varias. Creo que realizar una tarea que requiere esfuerzo en aislamiento o hacerlo acompañada marca la diferencia.”
    Un abrazo,
    Tania

    • admin says:

      Gracias por la visita Tania! 😉 Como siempre, tu comentario muy muy pertinente. Totalmente de acuerdo con lo que dices y, claro, me apunto el libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *