El día que no fuí a ver a la Federici

Hacía semanas que lo planeaba. Dos de mis autoras de referencia en esta temporada, Silvia Federici y Amaia Orozco venían a hablar cerca de donde yo vivo (a una hora y cuarto de distancia en autobús de línea, para ser más exactas).

Orozco ha escrito un libro transformador que cuenta mucho de mi vida actual…Subversión feminista de la economía. Federici hizo hace tiempo un sugerente ensayo sobre la Caza de Brujas, llamado El Cabilán y la Bruja, que me abrió las puertas al estudio de esta época histórica.

Pues bien, en el marco de las jornadas Feministaldia ayer ambas se juntaban en la Tabacalera de Donostia para hablar de economía en clave feminista.

Y como he dicho, hacía semanas que había decidio ir. Y la vida se interpuso en mi camino. La vida y la vida de las que cuido.

Y se fueron poniendo enfermitas una a una. Y yo seguía pensando que iría a ver a Federici. Mi chico estaba dispuesto a hacer algún malabarismo, tambíen mi suegra, amigas y conocidas…y cada vez lo veía más cerca.

Y al final no fuí. Porque no me apeteció. Porque a veces es demasiado difícil.

Así que busqué otro plan.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A las 5 de la tarde en una pequeña librería de mi ciudad llamada Mara-mara presentaban un proyecto bonito. Se ha empezado a editar un revista cultural para niños. Ya es el tercer número y es una preciosidad. Si podéis compradla, o subscribiros. Hay que dar apoyo a estas iniciativas que intentan encender las llamitas que llevan dentro nuestras niñas y niños.

Se llama “La Leche”. :)

PORTADA1-1

Así que podemos decir que hice mío eso que dice Amaia Orozco de que la economía va de “cuidar la vida” y me cuidé un poco y fuí a esa librería donde me saludan por el nombre, donde tienen un sofá donde doy comodamente el pecho y me proponen tener en brazos a mi recién nacida. Esa pequeña que aún no se despega de mi.

Una vez en casa revisé los tweets y fotografías del evento con Silvia Federici y Amaia Orozco. Se me hizo lejano. Me pareció, definitivamente, demasiado grande para las dimenisones que tiene mi vida ahora mismo.

Czp7J4rXgAA2E_y

Otro día será.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *